foto-profilo-2_Lres.jpg

Hola

Bienvenidos a The Food Mood.  Historias, recetas y fotos de mi cocina más casera. Espero que la disfrutes!

Cómo hacer mató casero

Cómo hacer mató casero

Hoy te traigo una receta de esas que provocan un "ooohhhHHHHhhhh" cuando dices que las has hecho tú. Sí, porque el resultado es profesional a la vista y al gusto. Quién te iba a decir que con solo 4 ingredientes ibas a preparar un delicioso queso matò casero?

A simple vista podría parecer un requesón o ricotta italiana pero hay una diferencia fundamental que es esencial para que se pueda preparar en casa tan fácilmente.

El mató es el resultado de cortar la leche con un cuajo o con limón, es un proceso rápido, muy fácil y accesible para realizar en cualquier hogar.

Por el contrario, para la realización del requesón o ricotta se necesita volver a cocer (en italiano el nombre es perfecto ri-cotta -re-cocido-) el suero obtenido tras la primera cocción, volviéndo a añadir cuajo o limón. Este proceso se puede realizar igualmente en casa pero, además de ser más difícil (a mí no siempre me ha salido), la cantidad resultante es muchísmo más pequeña.

Este quesito de unos 400 gr es el resultado de 1 l de leche + 200 ml de nata. Es fresco, está muy rico y se puede utilizar en multitud de platos. ¿Mis preferidas? En la pasta para hacer una salsita con tomate fresco, en la pizza se añade recién sacada del horno o, la forma más clásica y quizás la más buena, como postre con una buena cucharada de miel.

Espero que la pruebes y te guste tanto como a mi :)

ricotta-2.jpg

Ingredientes para unos 400 gr de matò:
1 l de leche entera fresca
200 ml de nata líquida fresca (sin azúcar)
1 buena pizca de sal
2-3 cucharadas de limón recién exprimido

Preparación:
1.
En una olla ponemos la leche y la nata. Añadimos la sal, removemos y ponemos a calentar.

2. Cuando haya alcanzado los 80 °C, bajamos la lumbre, añadimos el zumo de limón y removemos. Veremos enseguida como la leche se separa formando grumos. Continuamos la cocción a fuego lento durante 2 minutos.

3. Apagamos y cubrimos con un paño de cocina limpio y seco. Dejamos que se enfríe completamente.

4. Cuando se haya enfriado podemos pasar la mezcla al molde. Yo he utilizado un molde para ricotta pero se puede utlizar perfectamente una muselina apoyada en un colador para que nos sea fácil colar todo el líquido.

5. Dejamos reposar toda una noche en el frigo apoyado en un colador que habremos puesto encima de un bol para ir recogiendo el líquido.

6. Al día siguiente podemos desmoldar y ¡ya está lista para consumir!

Notas:
- Si no dispones de un termómetro de cocina puedes calentar la leche y añadir el limón cuando veas que comienza a hacer burbujitas, sin que llegue a hervir.

- Se conserva durante un par de días en la nevera. Yo la he dejado en el cestillo donde la he preparado envuelta con film transparente y en un plato (ya que seguirá soltando un poco de líquido).

- El suero que nos resulta de la preparación del mató ¡no se tira! Se puede aprovechar para hacer un bizcocho (en vez de la leche... ¡verás qué esponjoso!) o para añadir a tus recetas de pan de molde o para hamburguesas. Se puede incluso congelar para utilizar en otra ocasión. En esta cocina non se tira nada :)

Helado de cerezas y almendras

Helado de cerezas y almendras

Hamburguesas vegetales buenísimas

Hamburguesas vegetales buenísimas