foto-profilo-2_Lres.jpg

Hola

Bienvenidos a The Food Mood.  Historias, recetas y fotos de mi cocina más casera. Espero que la disfrutes!

Cómo hacer salsa de tomate casera

Cómo hacer salsa de tomate casera

Ahora, ahora es el momento. Aprovechemos que estamos a finales de verano y los tomates están que revientan. Que revientan de sol, de color y de sabor. Aprovechemos ahora para comprar kilos kilos de tomates rojos y sabrosos para hacer botes y botes de salsa de tomate que usaremos durante el resto del año para nuestras pastas, nuestras pizzas y nuestros mejores guisotes!

Hacer la salsa de tomate casera no tiene truco, el truco solo lo tienen los tomates que tienen que estar en su punto, maduros y llenos de sabor. Cómo va a ser igual una salsa de bote comprada en un triste super que tu super salsa casera con la que fliparás tú y todo el que tenga la suerte de probarla.

Si además tienes olla exprés, amigo, esto es un juego de niños.

Quieres saber cómo se hace en mi casa? Pues sigue leyendo... :-)

tomate-frito_ii.jpg
promo-libro.jpg

Ingredientes:
Tomates maduros en su punto
Unos dientes de ajo
Unas hojas de albahaca
Aceite de oliva virgen extra
Sal integral
Pimienta negra recién molida

Preparación:
1.
Lavamos y secamos muy bien los tomates. Los cortamos en trozos grandes y eliminamos solo la parte más dura donde se une al tallo.

2. Preparamos una olla exprés con un buen chorreón de aceite. Ponemos a calentar y añadimos 1-2 dientes de ajo pelados. Dejamos que tomen un poco de color por ambos lados.

3. Añadimos los tomates y removemos bien. Incorporamos algunas hojas de albahaca fresca bien limpia, cerramos la olla y dejamos cocer durante unos 15 minutos.

4. Pasado este tiempo, abrimos la olla y pasamos por el pasapurés toda la salsa.

tomate-frito_iii.jpg

5. Volvemos a poner la salsa, ya pasada, en una olla y la ponemos a cocer. Dejamos que se reduzca al menos un tercio (depende un poco del gusto de cada cual).

6. Salpimentamos y añadimos algunas hojas más de albahaca fresca.

Notas:
La salsa, así tal cual como la hemos preparado, está lista para consumir o conservar. Podemos conservarla de diferentes maneras:
- En botes de cristal, muy bien limpios y secos, o en otro tipo de recipiente en el frigo durante unos días.
- En botes de cristal en la despensa. Para ello hay que crear el vacío en los botes. Antes de nada tenemos que asegurarnos de que nuestros botes, y sus tapas, estén bien limpios. Para ello, podemos proceder de la siguiente manera:
1. Lavándolos en el lavavajillas (botes y tapas) a temperatura alta. Una vez limpios se pueden dejar secar al aire libre o con un paño de cocina que esté muy limpio.
2. En el horno, pasando solo los botes en este caso a 100-130 grados durante unos 10 minutos. Pasado este tiempo se dejan enfriar en el horno apagado y cerrado. Cuando baje un poco la temperatura podemos poner también las tapas.
Una vez tengamos nuestros botes listos, los rellenamos con la salsa, cerramos bien con las tapas y ponemos los botes en una olla alta. Ponemos entre ellos paños de cocina para evitar que, chocando entre ellos, se rompan, llenamos la olla con agua (hasta el límite de la tapa) y ponemos a hervir. Dejamos hervir durante unos 30-40 minutos. Una vez pasado este tiempo controlamos que la tapa haya hecho el vacío, se ve porque la tapa está ligeramente cóncava.
Podemos conservar la salsa en la despensa, en un lugar fresco y al reparo de la luz.
- La tercera forma de conservar la salsa, que es la que yo prefiero porque no hace falta que los botes queden al vacío es en el congelador. Se conserva durantes meses y cuando quiero utilizarla la saco un día antes o la caliento a baño maría. Pongo el bote en una olla con agua fría y caliento muy poco a poco, para evitar que el cristal se rompa con el cambio brusco de temperatura.

Pastel de calabacín y bacon

Pastel de calabacín y bacon

Polos buenísimos de chocolate

Polos buenísimos de chocolate