foto-profilo-2_Lres.jpg

Hola

Bienvenidos a The Food Mood.  Historias, recetas y fotos de mi cocina más casera. Espero que la disfrutes!

Guinness cake

Los que nos gusta la cocina y nos servimos de internet para ello conocemos bien las modas que van y vienen. Hemos visto la moda de los cupcakes, del té matcha, del ajo negro, de los whoopies, del magic cake, etc, etc, etc.

La receta de hoy es una de esas modas, que ya pasaron, que en su momento me hicieron babear delante de la pantalla. La Guinnes Cake se hizo famosa por su aspecto, negro como el carbón, su crema blanca, en la que uno desearía lanzarse en plancha y, por supuesto, por ese ingrediente extraño en una tarta: la cerveza negra.

En su día me limité a adorarla desde la distancia, preguntándome de vez en cuando cómo sería su sabor. Hoy la hice para quitarme finalmente las dudas :-) y tengo que decir que es exactamente como me la esperaba: densa, no demasiado dulce, con un intenso sabor a cacao y una crema que se deshace en la boca.

Seguramente no volveré a esperar otros tantos años para volver a disfrutarla. La próxima vez, eso sí, repartiré la crema entre la superficie y mitad de la tarta. La experiencia ayuda a afinar el resultado.

guinnes-cake-2.jpg

Ingredientes para una tarta de unos x cm:
200 ml de cerveza Guinness
170 gr de azúcar moreno integral
115 gr de harina de repostería
115 gr de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos
40 gr de cacao en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de levadura en polvo
1 pizca de sal
300 gr de queso philadelfia
80 gr de azúcar glas
2 cucharadas de whisky

Preparación:
1. Empezamos batiendo la mantequilla con el azúcar. Para ello podemos batir a mano con unas barillas o con un robot de cocina. Batimos hasta que la mezcla esté espumosa.

2. A parte, preparamos un bol grande en el que tamizaremos la harina, el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal. Encendemos el horno a 180 °C.

3. Retomamos la mezcla de mantequilla y azúcar y, batiendo, añadimos los huevos, uno a uno. Esperaremos a que el primero esté completamente incorporado para añadir el segundo.

4. Por último, añadimos la cerveza y la harina. Para ello mezclaremos con una espátula de silicona y las añadiremos por tandas: mitad de la cerveza, mitad de la harina; mitad de la cerveza, mitad de la harina. Mezclaremos, sin batir, hasta obtener una crema bien amalgamada.

5. Forramos el fondo del molde con papel de horno y engrasamos el fondo y los laterales con spray antiadherente o, como se ha hecho siempre, con mantequilla :-)

6. Rellenamos el molde con la crema y lo ponemos a cocer en el horno caliente durante una hora. Pasado este tiempo, podemos comprobar la cocción introduciendo un palillo en el centro: si éste sale limpio la tarta está lista. Si el palillo sale con restos de masa lo dejaremos unos 10 minutos más en el horno.

7. Sacamos la tarta del horno, la desmoldamos, dándole la vuelta -para que la base quede arriba-, y la dejamos enfriar completamente encima de una rejilla.

8. Mientras tanto preparamos la crema de queso. En un bol ponemos el philadelphia con el azúcar y el whisky y mezclamos con la ayuda de una espátula, sin batir. Cuando los ingredientes estén totalmente incorporados tapamos con film transparente y dejamos reposar en el frigorífico hasta que la tarta esté completamente fría.

9. Justo antes de servir decoramos la tarta con la crema. Si fuera necesario

10. Se conserva bien cubierta en el frigo durante 5-6 días.

Panecillos encebollados

Panecillos encebollados

Un buen caldo de verduras

Un buen caldo de verduras