foto-profilo-2_Lres.jpg

Hola

Bienvenidos a The Food Mood.  Historias, recetas y fotos de mi cocina más casera. Espero que la disfrutes!

Pan de maíz

Pan de maíz

Primera receta del año y no me he resistido a compartir con vosotros una receta de pan. Porque es una de las cosas con las que más disfruto comiendo y cocinando y porque me saca siempre de muchos apuros. ¿Os lo he dicho ya que horneando una vez a la semana tendréis pan rico todos los días sin tener que pasar por la panadería? :)

Se necesitan pocas cosas para "montarse" la panadería en casa. La primera es tener siempre a disposición dos o tres tipos de harina de buena calidad. El segundo ingrediente que no falta nunca en casa es la levadura de cerveza ya sea liofilizada (con tiempos de leudado largos -como en esta receta- no necesitaréis más que una cucharadita de este tipo de levadura para 500 gr de harina) o fresca (probad a dividir en 18 partes -1,5 gr aprox. cada trocito- el cubito y a conservarlo en el congelador, lo tendréis siempre listo para panificar!)

Si aún no habéis probado a meter las manos en la masa ¡os animo a que no pase más tiempo! Quien sabe si el 2018 será el año en el que dejaron de veros el pelo por vuestra panadería.

Ingredientes:
200 gr de harina de maíz (puede ser precocida de la que se utiliza para hacer polenta)
375 ml de agua hirviendo
450 gr de harina manitoba
1 + 1/2 cucharadita colma de sal
375 ml de agua
3 gr de levadura de cerveza fresca (2/16 de un cubito de 25gr)

Preparación:
1.
Empezamos preparando la harina de maíz. Para ello ponemos a hervir 375 ml de agua y cuando llegue a ebullición la mezclamos con la harina de maíz, removiendo para que se mezclen bien los dos ingredientes. Dejamos reposar hasta que quede a temperatura ambiente.

2. En un bol grande ponemos la harina manitoba y la harina de maíz remojada. Con las manos mezclamos bien para que no queden grumos.

3. Añadimos entonces el resto del agua en tres partes: mezclamos 125 ml de agua con la sal, removemos hasta que se haya disuelto completamente; la incorporamos a las harinas y removemos un poco.

4. En otro vaso o recipiente ponemos 150 ml de agua y añadimos la levadura. Removemos hasta que se haya disuelto. La incorporamos a la harina. Llegados a este punto podemos empezar a amasar a mano o con un robot de cocina (con el accesorio de amasar).

5. Vamos incorporando el resto del agua (100 ml) poco a poco. Amasamos hasta que los ingredientes estén bien amalgamados.

6. Si hemos utilizado un robot para amasar, pasamos la masa a una superficie enharinada y terminamos de amasar a mano. Con el tiempo le iremos pillando el truco: la masa tiene que quedar lisa, sin grumos; empezaremos a notar que está un poco "hinchada".

7. Formamos una bola, la ponemos en un recipiente grande y la cubrimos con film transparente. Dejamos reposar toda la noche.

8. Al día siguiente veremos que la masa ha credido hasta triplicar su volumen. La pasamos delicadamente a una superficie enharinada y le damos la forma deseada; en este caso he hecho una hogaza pero bien se podría hacer una barra o una rosca. Dejamos reposar 1 hora aproximadamente (el tiempo puede variar dependiendo de la temperatura; cuanto más alta sea menos tiempo necesitará).

9. Encendemos el horno a 250°C. Cuando haya llegado a temperatura introducimos el pan y lo dejamos cocer durante 15 minutos. Pasado este tiempo bajamos a 200°C y continuamos la cocción durante unos 30-40 minutos más. Para saber si está bien cocido podemos golpear la base del pan (teniendo cuidado de no quemarnos): si suena a hueco está listo.

pan-de-maiz-iii.jpg
Lasaña integral de espinacas

Lasaña integral de espinacas

Crostata de chocolate con frutos secos

Crostata de chocolate con frutos secos