foto-profilo-2_Lres.jpg

Hola

Bienvenidos a The Food Mood.  Historias, recetas y fotos de mi cocina más casera. Espero que la disfrutes!

Pizza frita

Pizza frita

Sí, sí, has leído bien… ¡pizza frita!

Soy del sur y como buena andaluza cualquier cosa que se me presente frita me la como… pero no solo me la como, le hago un monumento :-)

Que si el frito engorda, que si el frito no sienta bien, que si el frito no es bueno para la salud… Vale, de acuerdo pero ¿de vez en cuando?

Esta es una de las recetas que, junto con la tarta de requesón e higos, me he traido de las vacaciones. Es una receta típica de algunos pueblos de la región del Cilento y una de mis favoritas forever and ever.

Para que te salga como dios manda tienes que tener una buena salsa de tomate, si puede ser casera, y un queso de cabra de pasta dura para rallar. No me hagáis trampa…

Si es tu primera vez, te sorprenderá; si has tenido ya la suerte de comerla en su lugar de origen te sorprenderá igualmente porque esta receta es desconcertantemente igual a la original.

Ahora espero solo ¡tus comentarios!

Ingredientes para 4 personas:
225 gr de harina manitoba o de fuerza
125 ml de agua ligeramente templada
1/2 cucharadita de levadura de cerveza liofilizada
1 cucharadita rasa de sal fina integral
Salsa de tomate casera
Queso de cabra para rallar
Aceite de oliva
Aceite de girasol para freir

Preparación:
1.
Empezamos la preparación varios días antes. Por ejemplo, si queremos hacer la pizza el sábado por la noche, empezaremos el miércoles por la noche o jueves por la mañana.

2. Mezclamos la harina, la levadura y la sal. Removemos bien. Añadimos el agua y mezclamos. Amasamos un poco, no tiene por qué quedar perfectamente lisa la masa. Hacemos una bola, la ponemos en un bol grande untado de aceite, cubrimos con film transparente y dejamos reposar toda la noche o durante 8-10 horas.

3. Pasado este tiempo, tomamos la masa y la amasamos un poco en una superficie ligeramente enharinada. Veremos como ahora la masa estará perfectamente lisa, casi sin esfuerzo. Hacemos una bola, tomamos un tuper grande, lo engrasamos ligeramente con un poco de aceite y ponemos la masa. Cubrimos con film transparente y dejamos reposar en el frigo durante un par de días. Pasado este tiempo la masa habrá duplicado su volumen y presentará grandes alveolos.

pizza-fritta-3.jpg

4. Cuando esté lista para preparar la pizza, tomamos un cazo y ponemos la salsa de tomate, que más adelante calentaremos a fuego lento.

5. Tomamos la masa y la dividimos en 4 partes. Con cada una de ellas formamos una bola: para darle tensión a la masa, tomaremos los bordes de la bola y los iremos introduciendo en la base, formado como un hatillo. Redondeamos cada una de ellas con las manos, las cubrimos con un paño y las dejamos reposar durante 1/2-1 h.

6. Preparamos una sartén con abundante aceite y ponemos a calentar. También podemos usar la freidora.

7. Pasado este tiempo, tomamos cada una de las bolas y formamos las pizzas. Con las puntas de los dedos aplastamos la masa, girándola sobre sí misma poco a poco, vamos estirándola hasta obtener una circunferencia de unos 15 cm de diámetro.

8. Hacemos con los dedos un hueco en el centro.

pizza-fritta-5.jpg

9. Calentamos la salsa de tomate a fuego lento.

10. Cuando el aceite esté bien caliente freimos las pizzas una a una. Las pizzas tienen que freir durante unos 3 minutos por cada lado, hasta que estén ligeramente doradas.

11. Sacar la pizza del aceite, escurrirla un poco y ponerla sobre un plato. Condimentarla con el tomate caliente y queso de cabra recién rallado.

pizza-fritta-6.jpg

12. Servir y ¡disfrutar inmediamente!

pizza-fritta-7.jpg
Cómo hacer minestrone

Cómo hacer minestrone

Tarta de requesón e higos del Cilento

Tarta de requesón e higos del Cilento